miércoles, 28 de enero de 2015

LA PROFECIA DE BARUCH

CAPITULO PRIMERO
Los Judíos de Babylonia envían a los de Jerusalem el libro de Baruch, juntamente con algún dinero recogido para que ofreciesen holocaustos y rogasen a Dios por ellos, por Nabuchodonosor, y por su hijo Balthasar; y hacen una solemne confesión de sus pecados.



II
Los Judíos de Babylonia confiesan sus pecados, y que justamente los castiga el Señor. Imploran la misericordia que tiene prometida a los que se arrepienten.
III
Continúa el Profeta implorando la misericordia del Señor. Israél abandona la senda de la sabiduría, y por eso fue llevado cautivo; esta senda desconocida de los soberbios, la mostro el Señor a su pueblo. Profecía de la Encarnación del Hijo de Dios.


IV
Prerrogativas del pueblo de Israél. El Señor castigó sus pecados con un largo cautiverio; pero le dará la libertad, y castigará a sus enemigos.


V
Convida a Jerusalem a que deponga sus vestidos de luto; porque sus hijos llevados con ignominia al cautiverio, volverán de él llenos de gozo y de honra.
VI
Carta de Jeremías a los cautivos de Babylonia, en que les predice que lograrán la libertad pasadas siete generaciones: y los exhorta a huir de la idolatría.