miércoles, 28 de enero de 2015

PARALIPOMENON 2

CAPITULO PRIMERO
Después de haber ofrecido Salomon mil victimas, se le aparece el Señor, y le da la sabiduría que había pedido, añadiéndole riquezas y gloria.
II
Salomon hace un ajuste con el rey Hiram para que le envíe un artífice hábil, y las maderas necesarias para la fábrica del templo.


III
Sucinta descripción de la fábrica del templo, con el pórtico, y velo, y las dos columnas de delante de sus puertas.
IV
Del altar de bronce, de las conchas, de los candeleros, mesas, y otras alhajas y utensilios del templo.



V
Solemnísima colocación del Arca del Señor en el templo.
VI
Oración devotísima de Salomon en la dedicación del templo.


VII
Desciende un fuego celestial que consume las victimas ofrecidas a Dios: queda el templo lleno de la gloria del Señor; y se celebra por siete días la gran fiesta de la dedicación del templo. El Señor revela a Salomon que le ha otorgado lo que pedia.


VIII
Salomon restaura varias ciudades. Ordena los ministerios de sacerdotes y Levitas, conforme lo dispuesto por David. Envía una flota a Ophir.


IX
La reina de Sabá queda pasmada de la sabiduría y grandeza de Salomon: le hace, y recibe de él magníficos presentes; y se vuelve. Inmensidad de las riquezas de Salomon; el cual muere a los cuarenta años de su reinado, sucediéndole su hijo Roboam.
X
Las diez tribus de Israél se rebelan contra Roboam por haberse éste aconsejado mal; y eligen por rey a Jeroboam.


XI
Manda Dios a Roboam que no haga la guerra a Israél. Edifica muchas fortalezas: y acuden a él muchos sacerdotes y Levitas, desterrados por Jeroboam.
XII
Invasion del rey de Egypto en Jerusalem por los pecados de Roboam y de su pueblo. Saquea a Jerusalem, y se lleva los tesoros del templo. Muere Roboam, y le sucede su hijo Abia.


XIII
Abia pone su confianza en Dios, y vence a Jeroboam; tiene muchísimos hijos.
XIV
Felicidad de Asá en paz y en guerra por su celo de la religión y confianza en Dios: con cuyo auxilio vence a Zara rey de los Ethiopes, y a un millón de soldados.


XV
Azarias profetiza que Israél estará por mucho tiempo sin Dios, sin sacerdote, y sin Ley. Con este motivo el rey Asá concibe mayor celo por la religión; y jura el pueblo servir a Dios.
XVI
Baasa rey de Israél mueve guerra a Asá rey de Judá. Pierde éste la confianza en Dios, de quien es castigado por su crueldad; y muere el año cuarenta y uno de su reinado.


XVII
Principios gloriosos del reinado del piadoso Josaphat, hijo de Asá.
XVIII
Josaphat se ve en peligro de muerte por su alianza con el impío Achab; el cual muere infelizmente, según había predicho el Profeta Micheas.



XIX
Josaphat es reprendido por el Profeta Jehú por haber auxiliado a Achab: esmerase en la extirpación de la idolatría, y en promover el culto de Dios y la instrucción del pueblo.
 XX
Josaphat triunfa milagrosamente de todos sus enemigos, y es castigado por haber hecho amistad con el impío Ochozías.


XXI
Joram, hijo de Josaphat, idólatra y cruel fratricida, es acometido de una horrible enfermedad, y muere malamente, como se lo había predicho Elías.


XXII
Jehú quita la vida al impío Ochozías hijo de Joram, y a Joram rey de Israél. Athalía madre de Ochozías hace morir a los hijos de éste; pero Josabeth salva a Joas, el mas pequeño de todos.
XXIII
El Pontífice Joiada unge a Joas por rey de Judá, y hace matar a Athalía. Restablécese el culto a Dios.


XXIV
Joas, pervertido después de la muerte de Joiada, hace matar a Zacarias hijo de éste. Irrupción de los Syros, y muerte violenta de Joas.


XXV
Amasias vence a los Iduméos; pero por su idolatría y obstinación es derrotado, y muerto a traición.
XXVI
Acciones loables de Ozías, hijo de Amasias;  y sus victorias. Castigo de su engreimiento. Muere, y le sucede su hijo Joathám.



XXVII
Virtudes y prosperidades de Joathám, a quien sucede su impío hijo Achaz.
XXVIII
Maldades de Achaz, y desastres que acarrea a Judá: y a pesar de todo se obstina en su impiedad. Sucédele su hijo el piadoso Ezechias.


XXIX
Ezechias restaura con fervor el culto divino; y ofrece lleno de gozo gran número de holocaustos y de sacrificios.


XXX
Celebra Ezechias una Pascua solemnísima en Jerusalem, convocando para ella a todo Israél y Judá.
XXXI
El pueblo destruye los ídolos y sus bosques en Judá y en Ephraim. Distribuye Ezechias los ministerios de los sacerdotes y de los Levitas. Hace el pueblo ofrendas copiosas.



XXXII
El blasfemo Sennacherib es derrotado por el Angel del Señor, y muerto infelizmente por sus mismos hijos. Ezechias se arrepiente de su engreimiento. Le sucede su hijo el impío Manassés.


XXXIII
Manassés, después de sus impiedades, se convierte a Dios en su cautiverio de Babylonia, y es restituido a su reino. Sucédele su impío hijo Amon; y a éste, asesinado por los suyos, el piadoso Josías su hijo.


XXXIV
Josías, extirpador de la idolatría y restaurador del templo, halla el código o libro de la Ley; y aterrado convoca al pueblo, y renueva la alianza con Dios.


XXXV
Pascua celebrada con grandísima solemnidad por Josías. Herido mortalmente en la guerra contra el rey de Egypto, muere llorando de todos, y especialmente de Jeremías.
XXXVI
Joachaz, Joakim, Joachin, y Sedecías últimos reyes de Judá, y su cautiverio. Nabuchodonosor destruye a Jerusalem. Cyro permite que los Judíos vuelvan a ella.